NUESTRO BLOG

Artículos y noticias de la industria de las gomas

7 tips para un monteo ideal

Evita retrasos y disfruta de tu aventura al máximo

7 Tips para un monteo ideal:

 

  1. Lee el terreno. No es inteligente ser sorprendido por una sección del terreno que puede ser severa o potencialmente peligrosa. Así que de antemano aprende en qué te estarás metiendo antes de llegar allí. Querrás aprender a leer el terreno. Al igual que los monteadores profesionales, contempla lo suficientemente lejos para que puedas notar los cambios en el terreno. Con cierta práctica, serás capaz de anticipar lo que está por venir. Por ejemplo, si observas un punto en el horizonte del sendero donde desaparece o se inclina a un lado, podría significar que una cuesta empinada se está acercando. Del mismo modo, cuando se intenta una subida empinada, debes mapear la línea que planeas tomar – en qué rocas vas a poner tus neumáticos y las que tendrás que evitar para hacer un pase limpio.
  1. Elige el cambio correcto. Tan pronto como los neumáticos toquen el lodo cambia a 4WD o en vehículos con tracción total, bloquea el diferencial central. ¿Por qué tan pronto? Porque podrías olvidarte de hacerlo más adelante (en serio, nos ha pasado). Más importante aún, una vez que el neumático trasero comienza a girar ya puede estar atascado. Y el cambio a 4WD en ese punto no siempre liberará el vehículo. La mayoría de los senderos difíciles requerirán el control adicional de la gama baja 4WD que le ayudará a conducir más lento aumentando la fuerza de rotación en las ruedas. De esta manera serás capaz de aligerar y subirte a esa roca con más control. Es importante seleccionar el cambio de transmisión correcto. En general, desea conducir lo más lentamente posible y tan rápido como sea necesario en un sendero. En una transmisión manual 4 x 4, que por lo general significa que querrás utilizar primera cuando te arrastras sobre las rocas. Sin embargo suelos suaves o arenosos requieren un poco más de velocidad en la rueda para mantener los neumáticos flotando en la parte superior, por lo que un cambio más alto tiene sentido. Los senderos enlodados son un comodín. Si el lodo es suficientemente profundo y pegajoso no tendrá tracción cuando conduzca lento. Un cambio más alto permitirá más velocidad en la rueda y la fuerza centrífuga despejará los neumáticos.
  1. Trae equipo de recuperación. Incluso con movimientos precisos y reflexivos detrás del volante, cualquier vehículo puede quedar atascado eventualmente. En un apuro, deslizar una alfombra debajo de cada neumático, o simplemente apilar piedras o llenar agujeros, podría ayudarte a liberarte. Pero para un problema grave (y la mayoría de ellos lo son), necesitará el equipo de recuperación adecuado para asegurarse de que volverá antes de anochecer.
    Si pudiera llevar sólo una pieza de equipo de recuperación, sería una correa de remolque pesada de 2 pulgadas de ancho con bucles de tela (no ganchos) en cada extremo. Estas correas se pueden asegurar usando una horquilla fuerte en cada extremo para atar directamente al marco del vehículo o al gancho de remolque montado. Nunca envuelva la correa alrededor de un brazo de suspensión, eje o parachoques como punto de unión.
    Por supuesto, si viajas solo y no hay nadie para tirar de ti, esa correa no ayudará. Así que la inversión en un cabrestante eléctrico tendría mucho sentido. Una gran manera de obtener casi todo lo que necesita para la extracción (si tiene un cabrestante o no) es con un kit de recuperación de advertencia.
  1. ¡Disminuye la presión de tus neumáticos! Menor presión de aire en los neumáticos aumenta la tracción en casi todos las situaciones Off-Road. Disminuir la presión en sus neumáticos permitirá que la pared lateral del neumático y la banda de rodamiento se flexionen y se moldeen alrededor de una roca u otro obstáculo del camino. Como el neumático envuelve grandes rocas debajo de la banda de rodamiento el vehículo tiene más agarre, y, como extra, la calidad del viaje es mucho mejor. Típicos vehículos off-road correrán presiones de aire a 8 psi o incluso más baja. Pero una advertencia: A menor presión de aire, más probable es que el talón del neumático salga del aro y obtendrás un neumático desinflado y tendrás menos caucho en el suelo, así que usa con precaución la disminución de la presión de los neumáticos.
  1. Encuentra agarre. Incluso con una presión inferior proporcionando un mayor agarre en los neumáticos, es fácil que los neumáticos se resbalen sobre superficies arenosas o caven en agujeros, dejándote atascado. Cuando los neumáticos comienzan a girar o deslizarse, los conductores (casi instintivamente) lo alimentan con más aceleración. Sin embargo, apretar más el acelerador por lo general hace que los neumáticos suelten el agarre aún más rápido. ¿La mejor solución? Desacelera y suavemente vaya moviendo el volante hacia adelante y hacia atrás para encontrar la tracción. Girar las ruedas hacia adelante y atrás permite que todos los bordes mordaces diseñados en sus neumáticos hagan su trabajo, cavando en parches frescos de lodo o agarrando ese lado limpio de la roca para finalmente poder pasar con su 4×4. Esta técnica toma práctica, y es posible que necesite salir de una sección difícil varias veces y probar nuevas rutas. Pero dominar este movimiento resultará invaluable. Sin embargo, asegúrese de mantener sus pulgares en el exterior del volante, porque cuando los neumáticos entran en contacto con los obstáculos, el volante podría patear repentinamente, torcer o incluso romper uno de tus dedos.
  1. Compruebe la profundidad. Monteando nos encontramos con situaciones impredecible – El viaje puede incluir el cruce de un arroyo. Así que asegúrate de comprobar la profundidad de remolque de su vehículo 4WD. Por lo general se imprime en el manual del propietario. También evita conducir ciegamente hacia un cúmulo de agua sin primero saber su profundidad. Ese arroyo o riachuelo aparentemente tranquilo podría ser mucho más profundo de lo que piensas, y el agua podría elevarse desde la mitad de los neumáticos hasta el techo en sólo unos pocos pies. Para evitar incidentes desafortunados, agarra una rama larga de un árbol, vadea en la corriente, y comprueba la profundidad antes de cruzar.
  1. Conoce tus ángulos. La publicidad clásica de 4WD te ha hecho creer que la altura de tu vehículo es la especificación más importante. En realidad, los espacio debajo de los diferenciales delanteros y traseros son a los que debemos prestar real atención. Necesitas espacio bajo el bumper delantero para atacar un obstáculo alto o una gran roca, y necesitas espacio libre debajo del bumper trasero para que la parte trasera no te arrastre una vez que te subas a esa roca. Estos son los ángulos de aproximación y salida de los vehículos – los ángulos medidos desde el suelo en el borde del neumático hasta el punto más bajo del vehículo. Cuanto más alto sea el ángulo, más espacio tendrás. Del mismo modo, el ángulo de rotura mide cuán alto puede ser un obstáculo para que el vehículo pueda pasar sin centrarse. Así que es importante tener una imagen mental sólida de cuánto espacio hay debajo de los bumpers y debajo del centro del vehículo. Con el tiempo, usted será capaz de solo con mirar las rocas y los baches saber cual se puede conducir directamente y cuáles no.

Leave comments

Back to top